miércoles, 9 de diciembre de 2015

Francine Van Hove


Francine Van Hove nació en 1942 en Saint-Mande, pintora e ilustradora parisina. Sus pinturas están centradas en el universo de la mujer y, particularmente, su intimidad.
 Esa intimidad es reflejada con naturalidad, con un sosegado erotismo, una cierta placidez.



Los cuerpos se muestran armónicos, dinámicos en sus líneas, con una tranquila belleza. En varios de sus cuadros, Van Hove recurre a la duplicación de la figura mediante espejos. Pareciera una forma de sugerir la convivencia de diferentes mundos dentro de la misma mujer.
 Van Hove es una pintora muy delicada, cuidadosa de los detalles, con un dibujo muy trabajado y un diestro dominio del color.




Realiza muchos bocetos preparatorios en carboncillo, lápices y pastel. A continuación pasa el resultado al lienzo y aplica el óleo buscando un acabado primoroso para lo que utiliza pinceles muy finos. Suele trabajar en su jardín o en sitios con mucha luz para captar los colores más naturales.




Hay una mezcla de distancia y cercanía en sus composiciones. Son escenas llenas de naturalidad y cotidianeidad que transmiten paz y bienestar.
 Al mismo tiempo el uso de la luz envuelve a las figuras en un halo irreal. Es como si el tiempo se hubiera detenido. Maravilloso uso del color.



Belleza, elegancia, sensualidad, la meditación, son los temas que emergen de sus obras.
Está inspirado en la vida cotidiana, la pintura y la literatura.
Sus maestros son La Tour, Ingres, Degas, los pintores del Renacimiento italiano y la pintura flamenca.






Francine Van Hove terminó sus estudios en 1963 en el Liceo Claude Bernard (París). 
Sus lienzos meticulosamente pintados siempre han sido bien recibidos desde su primera exposición individual en 1971 y se pueden encontrar en colecciones de Europa, América y Japón. Más de 400 pinturas dispersas en colecciones privadas.












































No hay comentarios:

Publicar un comentario